Ingeniero en sonido e intérprete de violoncello, la carrera de Felicia Morales comenzó en segundo plano, donde colaboraba con artistas como Gepe, Javiera Mena, Fakuta, Alex & Daniel, Caravana y Nueva Orleans. Sin embargo, durante el año 2013 decide embarcarse en su proyecto solista, el que acaparó todas las miradas de la escena chilena por su interesante propuesta instrumental.

Acompañada de su cello, Felicia autoprodujo su primer trabajo como solista, titulado “Felicia EP”, editado a mediados de 2013 bajo etiqueta Salón Felicia/Quemasucabeza. Este registro contó con la producción de Pablo Muñoz y Milton Mahan (De Janeiros), y fue presentando ante un repleto Teatro Diana. En septiembre de 2014, lanzó en formato digital su primera placa larga duración, “Agosto”, bajo el Sello Quemasucabeza y también con la producción de la dupla De Janeiros.

Este larga duración confirmó al cello como protagonista y concitó la atención de medios especializados en Chile y México. La particularidad de su propuesta, que recrea ambientes íntimos y de sobrecogedora belleza instrumental, la ha convertido en una de las artistas más peculiares en medio de su connotada generación, llevando al primer plano un estilo que no tiene una figuración tan masiva en los medios.

En agosto de 2015 debuta en México en el escenario del Ciné Tonalá en la capital de ese país, consiguiendo un inesperado éxito que se tradujo en la sala repleta de seguidores que aplaudieron su propuesta como solista.

Productos destacados